EL OSCAR

Es  mejor una imagen que mil palabras y la madrugada del 25 de marzo de 2001 las perdimos todas porque la imagen se hizo inolvidable.

Te dieron ese por Gladiator y mereces más pero ya no importa. Tú los vales todos.