LA SOMBRA DEL PODER

Kevin MacDonald (2009)

 

Ben Affleck, Hellen Mirren, Rachel McAdams, Robin Wright

 

ALBUM. Archivos en prensa. Empire, Pantalla, Screen, Culture, The weekend Australia. Críticas cines.

 

ALBUM DE VIDEOCAPTURAS    

 

VIDEOS



CRÍTICAS FORERAS

 

POR MADDIE.

 

La Mirren  es la reina indiscutible de la interpretación. Una mujer de carácter que llena ella sola la pantalla. Está estupenda, como siempre. Affleck, pese a su esfuerzo, se queda corto, y eso que no está mal. Es demasiado lo que tiene delante, aunque está muy bien en la escena en que se enfrenta verbalmente a la prensa. La chica, Rachael, se ve verde, pero le va bien, pues interpreta una principiante enfrentándose a tiburones de periodismo, como su propio compañero, interpretado por Russ, que en un principio la torea. Robin Wright muy bien. Resulta convincente que se plantee regresar con el antiguo amor, pese a su bien lograda posición y su vida en que no le falta detalle. Le falta, seguro, un poco de pasión. Crowe da la talla como siempre e interpreta estupendamente al desaliñado y desordenado periodista que parece debatirse entre no perjudicar a un amigo y estar al filo de la noticia. Todos los personajes con sus luces y sombras. Nadie es absolutamente bueno ni malo. Te haces preguntas que mantienen el interés: realmente está ayudando a un amigo ?, eso se puede hacer así ?, quiere en verdad descubrir un pastel ?, sólo persigue llenarse de gloria ?, el amigo tampoco resulta un angelito después de todo. Muy bien logrado el tono, muy bueno el personaje de Bateman. Muy bien rodada la persecución en el aparcamiento por parte del implacable tirador. Parece realmente que sólo un milagro puede salvar al periodista fondón. Encantadora la decoración de su despacho y el ambiente de la redacción como un lugar de trabajo incesante. Alguien ha visto más recortes de periódico colgados de las paredes ? Parece que no se pueda encontrar nada en semejante desorden. Definen muy bien el personaje y su manera de hacer cómo tiene las cosas, desde el despacho hasta el coche, cómo se viste, cómo come,....

Está bien la trama y el ritmo, te arrastra y no es completamente predecible.

 

POR FRANELA.

 

Momentos pal recuerdo y visionado múltiple: la primeras imágenes zampándose 4000 calorías conduciendo, mientras canta en su asquicoche.

-La huída desesperada en el aparcamiento con la china histérica chillando pensando que esa mole le va a romper los amortiguadores del coche.

-Desencajamiento de mandíbula y ojos acuosos al descubrir el pastel del prenda de turno.

-Antológico y pa mearse: el collar de pilots para la pazguata del blog.

 

POR DOVEWHITE.

 

La cuestión es: ¿seguirá Russell Crowe saliendo el 95% de la peli siendo el total prota con sus primeros planos, medios, largos y enteros? Esperemos que en Robin Hood y en las que sigan sí. Bueno después del soporífero coñazo de Red de mentiras viene muy bien que Russell vuelva a partir el bacalao porque en la peli parte por todos los lados. Me alegro de que el director Kevin MacDonald se haya puesto las pilas con el cacho perro este y nos haya dado una alegría p´al cuerpo al hacerle el centro de atención de todo el jaleo que se monta en la película. Como nada es lo que parece pues eso que la veáis y la disfrutéis, si os gustan los thrillers politiqueros de acción, asesinatos, conflictos de intereses, ambición, conciencias sucias, hijaputez en general con muchos, muchos millones de dólares de por medio, hipocresía nacional a la americana, etc., este es vuestro thriller.

A mi me ha gustado bastante, no es que sea la peli de Russell de mi vida porque no, pero es bastante digna, decente, bien hecha con acción, suspense y él que sale casi toda la peli. Ya aparezca gordito, espigadito, colocadito de buen traje o hecho un guarro, ÉL ES SIEMPRE EL MEJOR. Es magnetismo puro, carisma del auténtico y no necesita a nadie que le haga frente, se los come a todos por las patas y eso que está bien acompañado. Pero el pobre que es tan bueno y generoso deja que se luzcan tipos tan sosos como Ben Affleck, Helen Mirren se luce sola, la chica protagonista no está mal, un poco tontita para mi gusto y el que me ha molao cantidad es Jason Bateman que hace un cortísimo pero estupendo papel.

El tema ya está bastante visto en el cine con mejor o peor acierto pero las otras pelis de thrillers políticos de acción , suspense y asesinatos no tenían a RUSSELL CROWE.

 

POR CALÍOPECROWE

 

Mi "primera vez" con Cal, fue accidentada cómo siempre que quiero ver algo de este tío...

Carreras, atropellos, invidentes, perros lazarillos y muchos nervios.

Las seis de la tarde en una multisala de un centro comercial abarrotada y acompañada de gente a la quiero mucho y que tuvieron la deferencia de llevarme en volandas (nunca mejor dicho).

El estado físico y sobre todo mental en el que me encontraba no era para tirar cohetes, pero la expectación y las ganas de disfrutar con las dotes interpretativas, físicas, etc., etc., del Señor Crowe pueden con todo, como siempre.

Se apagan las luces y el corazón amenaza con salirse de la boca, es una reacción que siempre experimento con este tío y que hace mucho tiempo, que no siento con ningún otro actor, eso quiero dejarlo claro.

 Pero al grano, La sombra del poder (no entiendo el criterio que tienen últimamente en España, para destrozar títulos!!)es un brillantísimo thriller de intriga política.

Está plagada de políticos corruptos y periodistas sabuesos de raza y con talones de Aquiles.

Cuando me enteré de este proyecto, los ojos me hicieron chirivitas, el difícil binomio de periodistas y políticos en el cine suele casar  a la perfección, no me voy a enrollar con ejemplos que todo el mundo conoce.

Pero esta vez la cosa pintaba mejor. Brad Pitt fue sustituido por una máquina de cine puro, Russell Crowe, el rubio Adonis no hubiera sabido dar vida, corazón, ojos y "kilos" de autenticidad a Cal McAffrey, un pistolero con boli ( atención a la relación de amor-pérdida-impotencia con la maravillosa Robin Wright Penn) que solo tiene cabeza para el trabajo, trabajo, trabajo, más allá de amistades, amores, etc., etc., y que guarda en su cartera lágrimas sin derramar de una vida que podía haber sido.

Leí un reportaje en El país donde describían a Russell como paradigma del mejor cine clásico americano que se hace hoy, en prototipo de héroes anónimos, hombres fieles a sus principios, que creen en ideales como la justicia y el honor. Hombres fuertes y difíciles, pero nobles y legales que ha menudo recurren al sarcasmo desesperado y estoy totalmente de acuerdo con ellos!!!!.

Cal empieza investigando la muerte de una colaboradora de un amigo político (Ben Affleck, al que no soporto... pero claro todo lo que esté cerca de este Señor, mejora y se le puede aguantar), para tirar de la manta, sacando a la luz una trama impresionante con toques del mejor Alfred H., y que como he leído en este foro te deja atornillado a la butaca, ¿verdad Braddock?

El resto del reparto está que se sale, desde una maravillosa y deslenguada Helen Mirren, pasando por una periodista de nuevo cuño, Rachel McAdams (hija mía, menudo brete, tener a ESO al lado y que te mire, te abrace y te hable como solo Russell sabe hacer, no sé como te acordabas del diálogo, ays esos bolis!!!) y unos recuperadísimos Jeff Daniels, Jason Bateman (genial el face to face con Cal), la joven drogata Sarah Lord, Viola Davis.... momentazooooooooooooo de ese peazo de Cal pillando pistas del fiambre en la sala de autopsias!!!!!!

En fin la música estupenda, la dirección de MacDonald estupenda, la fotografía se sale.

Resumiendo un peliculón redondo de principio a fin, para espectadores sedientos de buen cine, estupendos diálogos y actores en estado de gracia, que te hacen gritar de felicidad.

Tres momentos:

1. Cal sexy a rabiar en el bar con la Robin muertaaaaaaaa!

2. Cal super atractivo mojado, comiendo, canturreando de morralla total!!!!

3. Cal siendo perseguido en el parking demostrando y dando lecciones de interpretación en cada plano.

 

POR RICBRADDOCK.

 

Desde el 2000, que Russell Crowe estrene película, para mí es todo un acontecimiento.

Como habéis escrito todas tan bien, este actor es único. He visto La sombra del poder seis veces y es un thriller ágil, impactante, ingenioso, perfectamente rodado y con un trabajo actoral impresionante.

Crowe como siempre, impecable.

Su poder de transformación en cada película es digna de estudio, para un señor que sin necesidad de campañas de promoción engañosas (no como otros, lo siento, chicas, lo del Jackman me sigue cabreando)eleva hasta lo indecible la profesión de actor.

Como espectador enseguida conectas con el personaje tan creíble que muestra en la pantalla.

Yo me quedo con esa especie de interrogatorio (que ya citabas tú, Calíope), con Foy (no está nada mal Bateman) y con esos "malos" que pasan desapercibidos.

Helen Mirren es una diosa del celuloide (igual que Robin, por favor, niña, prodígate más) con más morbo y atractivo que todas las Jolies, Mendes y Johanson juntas.

Rachel McAddams me parece una sosa, al igual que Affleck que, bueno, se le apareció la Virgen al estar al lado del señor Crowe.

De todas formas, ¡por fin cine para gente con alguna neurona!

 

POR MARIOLAWHITE.

 

Lo tiene todo. Bueno, casi. Empezaremos por el casi: más CAÑA al SUJETO PARTICULAR, o sea, algún par de hostias bien dadas, algún tiro mal metido o algo más de sangre o meneos de te vas a enterar, perro cabrón. Pero esta es apreciación pura y sádicamente personal. Y más −o mejor dicho, algo− de USAR COMO HAY QUE USAR “TOESA CARNE PA COMER” que dice Maddie, TAN DIVINA, HERMOSA Y DESPARRAMADA como sale y luce ESTE ANIMALAZO DE CINE que es Russell Crowe en este estupendo thriller de intrigas, sospechas, asesinatos, verdades y mentiras.

Bien, ya no hay nada nuevo bajo el sol cinematográfico y mucho menos historias como ésta, donde los giros de guión te van haciendo guiños o aparecen repartidos en el momento exacto. Tampoco son nuevas la atmósfera, las subtramas de intereses militares, políticos o económicos o los subyacentes amores imposibles o triángulos románticos. Ni lo son las relaciones paterno−mentoras entre colegas de diferentes épocas, escuelas o formas de ver la vida, o de amistad −o supuesta amistad− sin condiciones aunque con libertades más o menos éticas para usarla como mejor convenga para todas las partes. Tampoco lo es las relaciones de colegas, el mundo del periodismo más o menos contemporáneo ni los chanchullos y la manipulación global de la información y su tratamiento actual.

En fin, nada es nuevo, ni siquiera la forma de contarlo. La cuestión es a quién tienes ahí para hacerlo y cómo vas a montarlo.

Sé muy poco de Kevin MacDonald como director pero desde luego esta película le ha salido impecable. ¿Por esos momentos justos de ir goteando la intriga? ¿Por el tempo más o menos preciso echado en cada escena? ¿Por ajustar estas también a los espacios más o menos cerrados o delimitados de cada lugar donde se desarrollan? ¿Por el magnífico uso de una música que marca esos puntos clave de intriga o tensión in crescendo? ¿Por un reparto realmente bueno que no se mueve de su lugar y tienen el trazo más que definido y desarrollado? ¿Por haber tenido el acierto o −mejor− haber sabido y aprendido la lección de que debes concentrarte, dejar hacer y sobre todo LUCIR con primeros planos de órdago y la grande a QUIEN te han colocado ahí que ha nacido para PARTIR EL BACALAO y llenar una pantalla como nadie?

Pues sí, va a ser por todo eso, o sea, que me ha gustado. Y se agradece tanto después del bodrio anterior que quizás por eso todavía me gusta más.

Vamos a dejarnos de tonterías. Una película donde sale Russell Crowe tiene que SALIR Russell Crowe, y tiene que estar ahí el 95 % del tiempo que dure porque SE NOTA, SE VE −POR DIOSSS QUE SE VE TODO ESE LOMO EMBUCHADO, ESE MANTECADO DE ASTORGA, ESE SOBAO PASIEGO, ESE HÍBRIDO ENTRE BIZCOCHO, MAGDALENA Y POLVORÓN, ESE VOLUMEN DESPARRAMADO DE HECHURAS CÓSMICAS. Pero sobre todo porque es como mejor se siente y te llega y te fulmina esa FUERZA TELÚRICA que es esta antonomasia de la interpretación de lujo y la hermosura más viril que le han dado a un ser humano.

Pero ¿cómo queréis que pueda ser objetiva a estas alturas, con esta mili, en este sinvivir continuo y admiración que no cesa, que no puede cesar si ESA COSA sigue actuando? Porque es lo que tienen que hacer: ponerlo ahí, de primer espadón, y dejarse de monsergas o comparsas y de papelitos de diez minutos.

Este cacho de tío es EL ACTOR, no un estrellón ni un comparte carteles, y como aquí, como en todo lo que encabeza, sólo tiene que rodearse de buen material y mejores compañeros. Por Dios, si hasta esa sosez con patas que es Ben Affleck está medio aguantable y se defiende como un campeón delante de esa BESTIA PARDA. Y la Robin Wright −me resisto a ponerle el Penn. Esa mujer tendría que pensarse qué entiende por que la pongan “caliente” (y sobre todo quién)−, se porta de campeonato. (Diossss, ¿cómo se puede aguantar ese achuchón de ese OSO DE PELUCHE TAN ESPONJOSITO, TIERNO Y ESPLENDOROSO? ¡Ahí es donde falta esa CARNE PARA HABERLE DADO TRALLA a su personaje!). Y la señoraza que es la Mirren da todo un recital de composición de editora cañera. Hasta la chavalita novata aguanta el tipo con más que huevos teniendo en cuenta LO QUE le han puesto delante para dar la réplica. Estaba un poco impresionada por trabajar con Crowe, dice la pipiola en una entrevista… Ya veremos si no se ha quedado trastornada para los restos como tantas otras. Así se va empezando una carrera, guapita de cara, poniéndote delante a UN MONSTRUO. A ver si ha aprendido un poco. Y quiero resaltar el corto pero estupendo y agradecidísimo papel de ese actor juvenil que fue Jason Bateman, y que ha resurgido con una nueva carrera que pinta bastante bien.

Para Russell ya hace tiempo que no tengo palabras pero para decir algo que suene a nuevo, puedo comentar que Cal McCaffrey sólo puede ser él, o sea, ese periodista veterano, solitario −y sobrealimentado, que dice el arrastrado este−, desastrado y clásico, con principios pero también ligeros pocos escrúpulos y particular uso de la verdad y la mentira, sólo puede tener el corte, traza, físico, voz, gestos y alma que le pone Russell. Pero bueno, ahora veo que esto tampoco es nuevo. Ningún personaje de Russell puede ser interpretado por nadie más que por él. Por eso es ÚNICO y no habrá otro igual.