LLEVAS EL ALMA EN LA CARA

Llevas el alma en la cara,

el corazón limpio en cada mirada.

 

Ese dolor que te convierte

en una bestia salvaje.

Esos polos opuestos,

esa dualidad en tu carácter,

esa hermosa sonrisa,

esa pena en tu semblante,

esas heridas en tu piel

que con mi saliva intento curarte.


Me preguntaba cuanto tiempo tardarías en volver en llamarme.

Me preguntaba cuanto tiempo tardarías en volver a desearme.


La espera acabó.

Vivo en el hueco que hacen tus brazos desnudos al abrazarme.

Vivo en tu rostro dormido que tanto se asemeja al de un ángel.